Blog de divulgación marxista

Revolución Cultural China

La Revolución Cultural China

25 de marzo de 2021 | lorf

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar)
Cargando...

La Revolución Cultural China es uno de los acontecimientos históricos mayoritariamente mas denostado y calumniado, ni siguiera el Partido Comunista de China (PCCH) tiene, en la actualidad, un buen concepto de ella. Sin embargo al calor de esta revolución dentro de la revolución, emergieron cientos de organizaciones y partidos Marxistas-Leninistas-Pensamiento Mao Tse Tung (MLPTT) por todo el mundo. En la década de los 70 del siglo pasado, en España, existían las más poderosas organizaciones de Europa como el Partido del Trabajo de España (PTE), la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT), el Movimiento Comunista (MC), Bandera Roja (BR), Unificación Comunista de España (UCE), etc.

Lucha por el control del poder o lucha de clases

Uno de los argumentos mas utilizados para denostar la Revolución Cultural es decir que fue una maniobra de Mao para recuperar la posición de poder en el gobierno y el Partido tras el fracaso parcial de su programa de industrialización por los propios medios (sin ayuda soviética) el “Gran Salto Adelante”. Este programa supuso una serie de medidas económicas, políticas y sociales con un resultado desigual por ciertos errores en su aplicación y la combinación con algunos desastres naturales que provocaron hambrunas.

Lo cierto es que viendo la deriva que tomo la URSS a partir del XX Congreso del PCUS, para acabar convirtiendo la revolución de octubre en un país dirigido por una burguesía burocrática socialfascista y socialimperialista, demostró que una vez establecida la dictadura del proletariado, la situación es aún reversible y una gran batalla ideológica (el gran consejo de Mao: “no olvidar nunca la lucha de clases”), se va a producir en la cúpula de la dirección de los órganos de poder y del Partido.

Lo que nos enseña la experiencia china y la revolución cultural es que una vez establecida la dictadura del proletariado van a surgir en el seno del partido comunista y más concretamente en sus órganos de dirección dos líneas antagónicas, la vía socialista y la vía capitalista. Para que triunfe la vía socialista es necesario incorporar a las grandes masas a esta lucha ideológica, dándoles la más absoluta libertad para expresar sus críticas a los dirigentes y elevar su nivel de conciencia con el estudio, incluso en las fábricas, aunque ello suponga una reducción de la producción.

El economicismo de Liu-Shao-qui y Deng Xiaoping

Liu-Shao-qui y Deng Xiaoping son los dirigentes que sustituyen a Mao en la dirección del país (presidente de la república y secretario general del PCCH respectivamente) y van a llegar a afirmar que la lucha de clases ya no existe en China, lo cual se traduce en una línea de medidas totalmente diferente de la llevada por Mao. Basadas en una desviación economicista, donde se impulsa el pragmatismo con “las cuatro libertades”: libertad de usura, contratación de mano de obra, de compra y venta de tierras y de funcionamiento de empresas privadas. Niegan la participación de la clase obrera en la gestión de las fábricas (como Mao defendía) y proponen que sean “los técnicos y expertos” quienes decidan.

El punto clave será cuando el ministro de Defensa proponga profesionalizar el ejercito arremetiendo contra el Ejercito de Liberación Popular y proponiendo eliminar “interferencias políticas”, introducir la diferenciación en grados, uniformes y remuneraciones, y todo ello tomando como referencia el ejercito soviético. El ministro

será destituido pero sus intenciones son la prueba de hasta donde había avanzado la línea cuyo objetivo era la restauración del capitalismo en China.

La Revolución Cultural en marcha

En 1965, cuando el Comité Central del PCCH se reúne en Shangahai, se encuentra con

un enorme “dazibao” (cartel) escrito por Mao con el siguiente texto:

Bombardead el Comité Central porque se ha convertido en el cuartel general de la reacción

Los estudiantes universitarios siguen en masa el ejemplo pegando nuevos “dazibaos” que critican la dirección académica y el contenido de los estudios. Buena parte de esa dirección será destituida por comités revolucionarios. Se produce un gran movilización popular y en 1966 una resolución del Politburó señala que “los representantes de la burguesía que se han colado en el Partido, el gobierno, el ejército y varias esferas de la cultura son un grupo de revisionistas cotra-revolucionarios” afirmando que su objetivo es convertir la dictadura del proletariado en una dictadura de la burguesía. Unos meses mas tarda, en ese mismo año y tras 12 días de sesión, el Comité Central aprueba la declaración conocida como “los 16 puntos” que constituye la línea de la Revolución Cultural.

La Revolución Cultural se extiende por todo el país. Los Comités Revolucionarios son elegidos por sufragio universal y sus cargos son permanentemente revocables por las masas (al modo de la Comuna de París) convirtiéndose en auténticos órganos de poder.

Errores y excesos

Es cierto que también se cometieron errores, sobre todo por la línea ultra-izquierdista encabezada por la llamada “Banda de los Cuatro”, dirigida por la mujer de Mao, Jiang Quing y tres de sus colaboradores, que atacaron injustamente como “enemigos del partido” a cuadros y autoridades que solo habían cometido errores menores, llegando a usar la violencia en lugar de la persuasión y el debate. Pero pese a ello, el significado histórico de la Revolución Cultural está muy por encima de ellos, señalando un camino revolucionario ante la degeneración de la URSS.

LORF

NOTA: para escribir este artículo me he basado y copiado algunos fragmentos del artículo “Una revolución dentro de la revolución” de Joan Arnau, publicado el 1 de Octubre del 2019 en deverdaddigital.com.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies