Blog de divulgación marxista

Asalto al Capitolio

La caida del imperio americano

9 de enero de 2021 | lorf

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos)
Cargando...

Hace poco ha saltado una noticia sobre EEUU verdaderamente preocupante, al parecer un grupo de fanáticos incontrolados azuzados por el aún presidente Trump, que parece enrocado en su puesto y no reconocer su derrota, han asaltado el Capitolio, uno de los edificios mas emblemáticos de la ciudad de Washington D. C. El asalto arroja hasta el momento 5 muertos, por lo que es de una extrema gravedad y más por producirse en el centro del imperio. Cualquier convulsión que se produce en EEUU suele tener repercusiones en el resto del globo, más aún en los países bajo su área de influencia.

La división de la oligarquía norteamericana es cada vez mas agria.

Estos hechos no son explicables, en mi opinión, con términos como “fanáticos incotrolados”,”presidente enrocado en su puesto”,etc.. Son reflejo de la decadencia, casi podríamos afirmar del ocaso del hegemonismo norteamericano. Desde hace mucho tiempo es conocida la división de la oligarquía norteamericana en dos facciones, ambas tienen el mismo objetivo: la salvaguarda el máximo de tiempo posible su hegemonía mundial, que les proporciona una posición de ventaja en todos los terrenos (económico, político y militar). Pero ambas se diferencian en la estrategia a seguir para conseguirlo. La facción republicana o de los halcones, siempre ha sido más agresiva y aventurera, apoyados por el poderoso Complejo Militar Industrial, basan su estrategia en su superioridad militar (al menos en el terreno presupuestario). Mientras que la facción demócrata, las palomas, buscan algún tipo de consenso con sus aliados a cambio de que les reconozcan su dominio. Pese a todo, Obama, un presidente “paloma” y para más inri “Premio Nobel de la Paz” pasó sus ocho años de mandato sin que EEUU tuviera un solo día de paz.

El orígen del ocaso de la hegemonía norteamericana

Sin duda la derrota en la guerra de Vietnam, marco el punto álgido del crecimiento del hegemonismo norteamericano. A partir de aquí EEUU pasó a una posición de defensa estratégica, es decir, no buscaba tanto ampliar sus áreas de influencia como defender las ya tenía. No obstante se fueron produciendo algunas pérdidas significativas como Irán (una revolución islámica expulsa al Sha), Nicaragua (cae Somoza ante el FSLN), la invasión soviética de Afganistán… Pero sin duda, es la emergencia entre los países del tercer mundo de potencias con un crecimiento económico inusitado, la que va a recortar el pedazo de la tarta que antes se comía EEUU, forzándole a extraer nuevas plusvalías de países aliados dependientes (como España, Portugal, Grecia, Irlanda,…)

Lo que caracteriza a estos países emergentes (China, India, Sudáfica, Brasil, etc.. También el resurgimiento de Rusia) es que de alguna u otra forma han logrado adquirir cuotas de autonomía, de soberanía nacional y han aplicado políticas de redistribución de la riqueza (recientemente China anunciaba haber erradicado la pobreza extrema en su país).

El tigre herido de muerte se torna mas peligroso

Pero que nadie se crea, que EEUU esta acabado, es todavía poderoso y en su desesperación puede dar dentelladas y zarpazos. Estará en ocaso, pero todavía no esta muerto, el problema es que entramos en una época en que nada es seguro, más que habrá convulsiones y cambios a gran velocidad. Habrá que estar atentos a como se resuelve este ocaso norteamericano, atentos a la línea que tomará Biden y a su éxito o fracaso.

LORF

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies