Blog de divulgación marxista

Expropiación originaria

La acumulación originaria

16 de diciembre de 2020 | lorf

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos)
Cargando...

La acumulación originara es la fase previa o punto inicial que necesita el sistema capitalista para su posterior gran desarrollo. Consiste en la separación de los medios de producción de los productores directos. El capitalismo precisa de gente libre (ni esclavos ni siervos), libres en el sentido de que no tengan ningún medio de vida, nada salvo su propio pellejo para venderse como mano de obra asalariada.

Como explicábamos en el artículo de la explotación, el capitalismo ha conseguido crear una división abismal de la humanidad en dos grupos sociales básicos: Un grupo muy reducido (cada vez más) que es propietario de todos los medios de producción y transformación de las materias primas en mercancías y bienes de uso y consumo, y por otro lado el resto de los seres humanos que debemos vender nuestra fuerza de trabajo para sobrevivir.

La división no fue un proceso natural

Esta disociación entre medios de producción y productores directos no se fue creando de forma natural, ni es el resultado de que unos fueran mas ahorradores o que especularan con mayor fortuna que otros. Fue una división forzada durante varios siglos en la que se despojó (expropió) a los campesinos de sus tierras y de las tierras comunales, obligando a los campesinos a encuadrarse como trabajadores asalariados o empujándoles a convertirse en vagabundos y mendigos. Se aplicaron, desde el estado, un conjunto de crueles leyes que fijaban salarios máximos por debajo de los límites de subsistencia, alargaban la jornada laboral en beneficio de la extracción de plusvalía y castigaban hasta con la horca a los campesinos que vagaban sin tierra por no encontrar trabajo como jornaleros o por negarse a encuadrarse como obreros asalariados.

Fue un proceso necesario previo a la consolidación del capitalismo

La burguesía en alza, aprovecha la debilidad de la monarquía ante la nobleza y les ofrece su apoyo a cambio de que desde el estado se creen leyes terroristas, que expropiarán ilegalmente las tierras comunales. Debido al alza de los precios de la lana, muchos señores feudales expulsaran a sus campesinos para dedicar las tierras a pastos y adquirir grandes rebaños de ovejas. También nace una burguesía agraria que arrienda por largos periodos o incluso de por vida latifundios para los que necesita y contrata temporalmente a jornaleros. Esta burguesía agraria se enriquecerá gracias a las leyes que fijan los salarios y las jornadas, así como el incremento de los precios de los productos agrícolas por la inflación, hasta ahora desconocida ya que las monedas se acuñaban en los propios metales preciosos, que se expandirá por toda Europa por la gran cantidad de oro y plata puesta en circulación, traída del nuevo mundo.

Pero Marx no estudia estos fenómenos de la historia de Inglaterra para descubrir la acumulación originaria, sino para verificar su existencia, pues él llega a la conclusión que solo este proceso previo a la expansión del capitalismo puede explicarlo.

La burguesía agraria va a ser la punta de lanza en la revolución que desplazara a la feudal como clase dominante.

Aunque es cierto que el sistema feudal, ponía grandes trabas y lastraba el sistema capitalista, el comercio, el conocimiento de la naturaleza, etc.. Es la férrea voluntad de la burguesía, como clase, de tomar el poder desplazando del mismo a la clase feudal, lo que determina su implantación a través de las revoluciones burguesas (la Revolución de Cromwell en Inglaterra y mas tarde la Revolución Francesa, etc.).

Esta “igualdad, libertad y fraternidad” que tanto pregonan las revoluciones burguesas, haciendo creer al pueblo que sus intereses son comunes, se verá truncada en cuanto se hagan con el poder. Prueba de ello es que tanto en Inglaterra como en Francia fueron prohibidas las asociaciones obreras. En Inglaterra solo en 1871 se reconocieron legalmente las tradeunions. Y en Francia (emblema del proceso democrático burgués) estuvieron prohibidas hasta bien entrado el siglo XIX.

Conclusion

La imposición de la propiedad privada basada en la explotación de la fuerza de trabajo, exige destruir la propiedad privada basada en el trabajo propio. Esta explotación esta consiguiendo que cada vez la producción sea mas social y participe mas y mas gente, mientras la distribución de la riqueza generada es mas privada y queda reducida cada vez en menos manos.

LORF

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies